CONVERSATORIO
"MIRADAS, ESCUCHAS, PALABRAS: ¿PROHIBIDO PENSAR?"”

San Quintín y sus alrededores, casi en anarquía (Baja California)

[Este trabajo se publicó originalmente en A los 4 Vientos el 17 de marzo del 2015. Por la vigencia de su contenido en el 3er aniversario del levantamiento de los jornaleros de San Quintín para exigir mejores condiciones laborales, hoy 17 de marzo del 2018 lo republicamos]

Javier Cruz Aguirre

Casi 90 kilómetros que abarcan los valles agrícolas de Colonet, San Telmo, Camalú, Vicente Guerrero, San Quintín, Lázaro Cárdenas y Santa María viven esta noche una casi completa anarquía cuando un engaño del gobierno del estado –la presunta presencia del gobernador Francisco Vega de Lamadrid en San Quintín- acabó con la paciencia de decenas de miles de jornaleros y habitantes de la región en rebelión.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos / La Jornada Baja California

Ensenada, BC, a 17 de marzo de 2015, a las 22.45 horas.- De acuerdo con periodistas y funcionarios municipales consultados por A los Cuatro Vientos, el engaño rompió toda posibilidad de diálogo entre las partes en conflicto y tres mil personas cercaron y vandalizaron la oficina del gobierno del estado en el poblado de San Quintín.

Los agentes de seguridad pública combinada del estado, la federación y el municipio de Ensenada repelieron la agresión –ocurrida a las 19.30 horas- al utilizar balas de goma contra los manifestantes.

No hay reporte oficial de heridos porque los inconformes han bloqueado incluso el ingreso de ambulancias y servicios de socorro a la zona de conflicto, declaró Edgar Lima, reportero gráfico de La Jornada Baja California.

El fotoperiodista dijo a las 21.15 horas que si bien los manifestantes se retiraron luego del enfrentamiento con las fuerzas de seguridad, encendieron fogatas con llantas usadas y se ubicaron en los alrededores del edificio estatal en donde se resguardan funcionarios estatales, federales y municipales que integran la comisión negociadora que nombró, desde la ciudad de Ensenada por la tarde de hoy, el gobernador Vega de Lamadrid.

El secretario general del Gobierno de Baja California, Francisco Rueda Gómez, cabeza de la comisión que atiende el problema, confirmó a Enrique Gómez Guzmán, director de Comunicación Social del Ayuntamiento de Ensenada, el uso de balas de goma en la refriega nocturna en San Quintín y que el diálogo con los jornaleros, objetivo prioritario de su gestión, está por completo roto.

Gómez, presente en Punta Colonet desde muy temprano este día, reportó una situación de casi total anarquía.

Confirmó que debido a la agresividad de la gente en ese poblado, localizado a 140 kilómetros al sur de la ciudad de Ensenada, el edificio de la delegación municipal fue atacado por 500 personas que portaban palos y piedras, lo cual originó el cierre del inmueble y sus equipos de oficina, cómputo y patrullaje se retiraron para evitar su total destrucción.

“El paso para el sur de Colonet está completamente bloqueado. Cada 10 kilómetros hay retenes de los manifestantes. Nosotros hasta aquí llegamos y no nos dejaron avanzar más. Hay mucha agresividad contra la prensa y contra gente que les parece desconocida. Los policías municipales, estatales y federales que llegaron de Ensenada tuvieron que usar brechas en la sierra y vehículos “4 por 4” para llegar a San Quintín”, apuntó.

También que ninguna autoridad se hace responsable de la seguridad de la gente que intenta llegar por otras rutas a San Quintín o más allá, y que hay periodistas que estuvieron a punto de ser agredidos por la turba en el poblado de Camalú., como fue el caso del corresponsal del semanario Zeta en Ensenada Juan Carlos Domínguez, o reporteros del Canal 66 de televisión en Baja California.

Asimismo reveló que la periodista Gabriela Sánchez y su camarógrafo -ella es corresponsal en Ensenada del programa de televisión Síntesis-, estuvieron retenidos varias horas por manifestantes en Punta Colonet que no les permitieron seguir su camino a San Quintín y los incomunicaron. Los dos finalmente quedaron libres y a las 22.00 horas se reportaron bien y cerca de la ciudad de Ensenada.

El funcionario municipal dijo que optó por retirarse de Colonet cuando la situación en el poblado empeoró por la presencia de varias personas en estado de ebriedad que estaban cometiendo diversas provocaciones.

“En Colonet el retén jamás bajó de 300 personas. Todo el día estuvo así. Por momentos llegaban camiones con personas que se sumaban al bloqueo, pero realmente no sabemos si eran simpatizantes de los protestantes, habitantes de la región o provocadores”, detalló Gómez.

La versión de agresiones a periodistas la confirmó Edgar Lima cuando en la noche detalló que un grupo de manifestantes estuvieron a punto de agredir a botellazos a Juan Carlos Domínguez, pero otras personas lo rescataron sin sufrir heridas.

Lima corroboró asimismo que a las 21.45 horas Basilio Hernández, comerciante de tercera edad que sufrió un infarto cuando su tienda -Mercado El Reloj, de Camalú- fue asaltada al mediodía por varias personas, falleció en un hospital de San Quintín.

El fotoperiodista, que también ratificó el cierre generalizado y casi total del comercio, la industria y los servicios públicos y profesionales en toda la zona en rebelión, donde participan alrededor de 30 mil personas, señaló que incluso la estación pública comunitaria de radio en San Quintín (XEQIN) canceló sus actividades todo el día para evitar situaciones de riesgo para su personal o transmitir mensajes a la comunidad indígena de la región, que masivamente la escucha por ser bilingüe su programación.

“Aquí lo que pasó es que la gente se molestó mucho cuando se confirmó que el gobernador no estaría en San Quintín, tal y como se los estuvo prometiendo toda la mañana y el mediodía los funcionarios que llevaron aquí la negociación (los encabezó Pablo Alejo López Núñez, subsecretario de Gobierno en Ensenada), y que los traían de un lugar a otro. Fue un agravio más de los muchos que se le ha hecho a esta gente, que está esperando por años la municipalización de su territorio y sufre el abandono de las autoridades a todos los niveles”.

Y remató: “Creo que los dirigentes de los jornaleros –Fidel Sánchez y Fermín Salazar- actúan de buena fe y negocian los derechos de los trabajadores del campo, pero creo también que las cosas se les han salido de control por la gran inconformidad que hay en la gente, que está actuando por su cuenta. Lo cierto es que ellos ya se desligaron de cualquier acción vandálica cometida por la gente y les han dicho que si llegan a ser encarcelados por estar involucrados en actos delictivos, ellos no los sacarán de la cárcel”.

Al cerrar la edición -22.30 horas-, la Dirección de Seguridad Pública de Ensenada emitió el siguiente comunicado en su página en Facebook:

“El bloqueo de la carretera Transpeninsular en la delegación de Camalú fue retirado gracias a la coordinación de la ciudadanía con autoridades, además de que apoyaron para recuperar las instalaciones de la delegación que habían sido tomadas por manifestantes. En esta misma delegación se detuvieron a 30 personas que estuvieron efectuando saqueos en comercios. En Punta Colonet, Vicente Guerrero y San Quintín los bloqueos en la carretera continúan”.

FRANCISCO VEGA EVITA DAR LA CARA

El Secretario General de Gobierno del Estado de Baja California, Francisco Rueda Gómez, rechazó toda posibilidad de reprimir con la fuerza pública y militar a los cientos de jornaleros que hoy bloquean alrededor de 80 kilómetros de la carretera transpeninsular que se ubican entre Punta Colonet y Santa María, en el municipio de Ensenada.

El gobernador Francisco Vega “resolviendo” la crisis en San Quintín a 200 kilómetros de distancia (Foto, cortesía).

El gobernador Francisco Vega “resolviendo” la crisis en San Quintín a 200 kilómetros de distancia (Foto, cortesía).Ensenada, B.C., a 17 de marzo de 2015, a las 16.00 horas.- Asimismo dijo desconocer que el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa es accionista del Rancho Los Pinos, uno de los cinco más productivos de tomate en el país y con una elaboración casi total de exportación, tal y como lo denunció este día por la mañana el Frente Indígena Oaxaqueño Binacional (Fiob) en California.

“Eso lo desconozco, pero sí le puedo decir que estamos convocando a los horticultores de la zona, a los sindicatos que tienen contratos (de trabajo) con los jornaleros y a los miembros de la Alianza Nacional, Estatal y Municipal (organización que se acredita la organización del bloqueo de la carretera) a reanudar el diálogo para resolver los planteamientos laborales de los trabajadores”, apuntó en rueda de prensa a la que no asistió el gobernador Francisco Vega de Lamadrid.

El mandatario llegó a las 10.30 horas de este día a su oficina privada en el edificio de gobierno de Ensenada para atender la crisis. Ahí se encerró con el Comandante de la Segunda Región Militar, General Augusto Moisés García Ochoa; el Comandante de la Segunda Región Naval, Almirante Víctor Uribe Arévalo; el Presidente Municipal de Ensenada, Gilberto Hirata Chico y el Secretario General de Gobierno, Francisco Rueda Gómez.

Tras cuatro horas de hermetismo, tiempo en el que llegaban a los periodistas reportes e imágenes de video y fotografía relativos al saqueo de comercios y gasolineras en la zona tomada por los jornaleros, la dirección estatal de Comunicación Social del gobierno del estado convocó a una conferencia sin la presencia del mandatario estatal.

Rueda Gómez leyó un posicionamiento del gobierno estatal en donde dejó en claro que “lo primordial es garantizar la seguridad en la zona y que se respeten los derechos de la población en general”, y anunció que en al terminar la conferencia una comitiva de funcionarios federales, estatales y municipales que él encabezaría, se dirigiría a Vicente Guerrero, principal punto de resistencia de los protestantes, para reanudar las pláticas conciliatorias con los jornaleros.

– ¿En qué momento se rompió el diálogo con ellos?, preguntó La Jornada Baja California.

– “Lo que pasó es que ellos fueron aumentando y aumentando sus demandas y no hubo posibilidad de arreglo”.

También evadió dar una respuesta directa cuando La Jornada preguntó por datos precisos de número de protestantes y daños ocasionados en los actos vandálicos que se conoce se dieron en San Telmo, Camalú, Colonet y Vicente Guerrero, principalmente.

“Sabemos de 10 puntos afectados –entre Punta Colonet y la zona conocida como “La Y Griega” (rancho Santa María), lugar donde se asienta el rancho Los Pinos, propiedad de la familia del ex secretario estatal de Fomento Agropecuario Antonio Rodríguez-. De esos actos la Procuraduría General de Justicia del Estado ha estado levantando pruebas y se iniciarán las averiguaciones previas para dar con los responsables”.

Momentos antes de esa declaración, 250 elementos de las policías preventivas del estado y el municipio de Ensenada se dirigían por carretera a la zona de conflicto para respaldar a las fuerzas de seguridad que desde las 2 de la madrugada de este martes 17 se asignaron a la zona, y que evidentemente fueron rebasadas por los manifestantes.

Reiteró lo dicho en el posicionamiento oficial: “buscaremos restablecer las mesas de diálogo para que pronto todo regrese a la normalidad en el valle de San Quintín, pero que quede claro: no se permitirá que personas con intereses ajenos a los que tienen que ver con las condiciones sociales en esa región, aprovechen esta situación para actuar fuera del marco legal”.

– ¿El ejército está dispuesto a intervenir en caso de ser necesario?, preguntó La Jornada

“En Baja California no estamos a favor de ese tipo de soluciones. Siempre vamos a privilegiar la vía del diálogo. Eso es lo que vamos a buscar a San Quintín”.

Francisco Vega, que también se hizo acompañar en su encierro por el Comandante de la Segunda Zona Militar, General Gabriel García Rincón; el Coordinador Estatal de la Policía Federal en Baja California, Comisario Bernardo Castañeda Hernández; la Procuradora General de Justicia del Estado, Perla del Socorro Ibarra Leyva y el Secretario de Seguridad Pública del Estado, Daniel de la Rosa Anaya, no hizo el menor intento por dialogar con la prensa.

Eso sí, sostuvo un constante diálogo telefónico con el negociador de su gobierno en el conflicto, el licenciado Pablo Alejo López Núñez, subsecretario general de gobierno en Ensenada que días antes fracasó en las charlas conciliatorias con los jornaleros unidos en la Alianza Nacional, Estatal y Municipal, y con los propietarios de 20 ranchos hortícolas a quienes los trabajadores piden mejoras laborales, entre ellos los que pertenecen a la familia Rodríguez y al actual secretario estatal de Fomento Agropecuario, Samuel Valladolid.

http://www.4vientos.net/2018/03/17/san-quintin-y-sus-alrededores-casi-en-anarquia/