ENCUENTRO DE REDES
DE APOYO AL CIG
COMPARTE 2018
Y 15º ANIVERSARIO DE LOS CARACOLES

Ni dorados ni privilegiados, maestros malpagados

Gabriela Martínez, Jorge Heras, Hamlet Alcántara y Antonio Heras. Tijuana, B.C.

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) tardó tres semanas desde que padres de familia comenzaron a tomar escuelas de nivel básico en la zona 24, situadas en el Este de Tijuana, para levantar la voz y advertir al gobierno del Estado que de no pagar el salario que adeudan a 480 maestros interinos convocarían a paro de labores.

Desde la segunda semana de febrero, los padres de familia iniciaron movilizaciones para exigir el pago a los profesores interinos que no cobran desde que inició el ciclo escolar, situación que repercutió en sus hijos que suspendieron clases de los maestros afectados. En las manifestaciones han bloqueado la carretera federal Tijuana-Tecate y el Bulevar 2000 que conecta a Tijuana con Playas de Rosarito.

Quebranto de Issstecali sepulta salarios de maestros interinos

El gobierno del estado carece de dinero para pagar el salario de maestros interinos que contrató para el ciclo escolar debido a que ese presupuesto lo utiliza para costear el sueldo de 2 mil 407 profesores retirados de las escuelas que no se han podido jubilar, porque Issstecali tampoco tiene recursos.

Aunque a cada uno de los trabajadores se les descontó de su sueldo durante toda su vida laboral para destinarlo al Fondo de Pensiones y Jubilaciones, la institución de seguridad social dijo no tener la suficiente solvencia económica para pagar la nómina mensual que corresponde a cada maestro jubilado.

El secretario de Educación en Baja California, Mario Herrera Zárate, reconoce que hacerse cargo de esa nómina le ha costado a la hacienda estatal 921 millones de pesos anuales y otros 310 millones al año para el pago de interinatos.

No somos privilegiados ni clase dorada: magisterio

Al cumplir 35 años de servicio, el profesor Francisco Javier Gutiérrez Piceno fue “liberado” como primer paso para su jubilación. En la última etapa como educador fue director de la escuela primaria Carlos Arzaba García, de la colonia Miraflores de Mexicali, y afirma que en ese periodo nunca formó parte de una clase privilegiada o “dorada”.

Lejos de percibir sueldos ostentosos, la mayoría de los maestros en activo con plaza inicial gana 13 mil 250 pesos al mes con todo y prestaciones, pero el salario después de las deducciones queda en 10 mil pesos mensuales, asegura.

Aunque reconoce que “excepcionalmente” algunos trabajadores de la educación pueden alcanzar sueldos por encima de los 40 mil pesos, Javier Gutiérrez, de 60 años, sostiene que lo logran casi al final de su vida laboral.

Rocío es maestra frente a grupo del Sistema Educativo Estatal. Trabaja en un jardín de niños donde atiende a 23 alumnos de primer grado de preescolar y pertenece al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Tiene 210 días en su trabajo en jornadas de cinco horas y no ha recibido pago alguno desde agosto de 2015; se dice molesta porque el gobierno gasta dinero en cosas absurdas.

“Es una situación difícil porque tus planes los tienes que posponer; la compra de un carro nuevo para ir a tu trabajo no es esencial, pero sí la alimentación y la gasolina porque es día a día”.

Saturar aulas, solución del SEE a problema magisterial

El gobierno de Francisco Vega pretende “optimizar” recursos económicos destinados a la educación eliminando turnos vespertinos, para lo cual va a compactar grupos del horario matutino y en cada salón de clases habrá hasta 42 estudiantes.

La estrategia consiste en ahorrar en recursos humanos frente a grupo para al final cancelar plazas “optimizadas” de
jubilados.

El documento Reorientación de recursos del Sistema Edu-cativo Estatal contiene las propuestas del secretario de Educación y Bienestar Social, Mario Herrera, quien plantea disminuir el número de grupos, reubicando a los estudiantes, para que en nivel preescolar haya hasta 25 alumnos en un salón de primero y segundo grados, mientras que en tercero se amplíe a 30.

Los grupos deben ser de máximo 25 alumnos, señala especialista

La supuesta optimización de recursos con que las autoridades de Baja California pretenden resolver la calidad de la educación en la entidad muestran más ignorancia que conocimiento en el tema, según declaraciones del catedrático de la Universidad Pedagógica Nacional Rodolfo García.

No distinguen entre el fenómeno escolar, el fenómeno educativo y el áulico, señala ante la importancia que tiene la experiencia en el salón de clases que se vive todos los días entre docentes, las herramientas pedagógicas y los alumnos.

“No pueden optimizar con el fenómeno escolar porque violenta máximos de alumnos”, toda vez que el número óptimo es de 25 estudiantes por grupo y trae problemas el trabajar con un mayor número de educandos.

Por ejemplo, afirma, la educación preescolar es lúdica, todo se hace a través del juego; las educadoras no pueden trabajar con 30 alumnos porque también deben atender a los niños con necesidades educativas especiales, definidos como NEE, que por cierto están integrados a todos los niveles de educación básica.

Entonces, ¿cómo le hacen para atenderlos si hay tres o cuatro alumnos con esa condición?, dice y cuestiona la propuesta del gobierno de Baja California de compactar grupos para tener en un salón a 30 pequeños de Jardín de Niños, 40 de primarias y 42 en secundarias, de acuerdo al documento Reasignación de recursos del Sistema Educativo Estatal, lo cual considera antipedagógico.

http://jornadabc.mx/tijuana/07-03-2016/ni-dorados-ni-privilegiados-maestros-malpagados