ENCUENTRO DE REDES DE RESISTENCIA Y REBELDÍA
Y 25 ANIVERSARIO EZLN
FESTIVAL DE CINE
PUY TA CUXLEJALTIC

Decenas de miles dejaron Juárez (Chihuahua) en la guerra de cárteles. Ahora se enfrentan al odio en El Paso

Muchas descripciones de los medios de comunicación de El Paso a raíz de su peor masacre han sido incompletas y han dejado fuera una importante realidad. Foto: AP

Andrew Kennis/ SIN EMBARGO

Una masacre por motivos raciales, separaciones familiares, lavado de dinero, tiroteos transfronterizos y nacionalismo blanco vuelan contra las semillas ?de la voluntad popular de El Paso, una ciudad histórica que a veces parece una escena de una vieja película del oeste. Durante mucho tiempo ha sido un destino para migrantes y refugiados.
El Paso fue empujado por primera vez al centro de la guerra de Donald Trump contra los migrantes cuando el régimen promulgó una política oficial conocida como “tolerancia cero”, en junio de 2018. Este texto fue originalmente publicado en el inglés por AlterNet.

El Paso/Ciudad Juárez/Ciudad de México, 8 de septiembre (AlterNet/SinEmbargo).– Marisela Ortiz no es ajena a la violencia. Residente de El Paso que se estableció en esta ciudad fronteriza después de solicitar asilo con éxito en 2012, la desgarradora descripción de Ortiz de las amenazas de muerte que ella y su familia recibieron, así como las condiciones de Ciudad Juárez durante sus peores espasmos de violencia, son el tipo de historias que se pueden escuchar de muchos residentes de esta extensa ciudad de Texas.

“La situación era tan horrible en Juárez que se veían los cadáveres de hombres colgados en los puentes. Cuando estabas en una sala de cine se oían los tiroteos y luego te dabas cuenta de que tres o cuatro o más personas habían sido asesinadas durante ellos “, dijo Ortiz a AlterNet.

Ortiz recibió asilo debido a las constantes amenazas resultantes de su activismo frente a la violencia sistemática contra las mujeres en Juárez. Ella se unió a una ola de migración transfronteriza en 2011. “Ambos factores contaron mucho: las amenazas relacionadas con mi activismo y la situación de seguridad en general en Juárez, que fue realmente horrible”, explicó Ortiz. Una de esas amenazas fue a punta de pistola.

La “situación de seguridad” en Juárez durante ese tiempo fue una guerra territorial que alcanzó su punto máximo de violencia entre 2009 y 2011. Las facciones en guerra entre el cártel de La Línea y el cártel de Sinaloa, liderado por “El Chapo” Guzmán, que competían por el control de la “plaza” más valiosa e importante del mundo, dejaron más de 3 mil personas muertas en Juárez en 2010. No menos de un cuarto de millón de juarenses huyeron de la ciudad durante ese tiempo, una sexta parte de la población total. Y muchos de ellos, como Ortiz, buscaron refugiarse del derramamiento de sangre en El Paso. “Mucha gente abandonó sus casas. Incluso algunos bloques enteros se vaciaron porque la gente se fue por miedo “, afirmó Ortiz a AlterNet.

El tiroteo masivo, el circo mediático y la politización de la tragedia que le siguieron, fueron parte de una larga línea de abusos cometidos en El Paso. Foto: EFE

Hace unas semanas, una buena parte de la población de El Paso se vio envuelta en la terrible violencia de la que había huido cuando un residente de un suburbio —conocido durante mucho tiempo como un foco de racismo y xenofobia— de Dallas, usó un rifle de asalto para matar a 22 personas y lesionar a docenas más, muchos de los cuales aún permanecen en estado crítico.

Muchas descripciones de los medios de comunicación de El Paso a raíz de su peor masacre han sido incompletas y han dejado fuera una importante realidad que define a la ciudad fronteriza: si bien su remota ubicación en el desierto ha servido durante mucho tiempo como una especie de refugio, también ha estado plagada de problemáticas y dolorosas realidades locales forjadas por poderosas fuerzas externas. Al menos en este sentido, el tiroteo masivo, el circo mediático y la politización de la tragedia que le siguieron, fueron parte de una larga línea de abusos cometidos en El Paso por viles fuerzas externas.

Había pasado más de un siglo desde que se produjo una masacre por motivos raciales en esta región. El tiroteo en sí mismo fue traumático no solo por la cantidad de vidas inocentes que tomó, sino también por su claro motivo racial. Los notables y cuantiosos paralelismos entre el manifiesto del presunto tirador y la retórica cada vez más ardiente que emanaba de la Casa Blanca en las semanas previas a la masacre congelaron a muchos residentes de esta ciudad.

Desde entonces, El Paso ha sido el centro de atención de los medios en formas nunca antes vistas. Y la mayoría de sus habitantes estarían de acuerdo con algunas de las descripciones de su ciudad que han surgido desde el ataque.

“Una comunidad fronteriza amigable y bilingüe que se clasifica constantemente como una de las ciudades más seguras de Estados Unidos”, informó The New York Times. El Times también describió la escena del crimen en sí como una “Unión de Naciones“, donde uno de los Walmarts más activos del país se unió a dos mundos. Juarenses de un lado de la frontera se unirían a los compradores de El Paso, que a menudo provienen de Juárez o son inmigrantes mexicanos de primera, segunda o tercera generación.

“Nos gustó mucho ir de compras a El Paso y nos quedaríamos un fin de semana en un hotel con piscina, para evitar pasar mucho tiempo en Juárez debido a las amenazas”, dijo Ortiz a AlterNet.

A raíz de la masacre, políticos y expertos debatieron sobre las causas del tiroteo. Nombraron culpables tan dispares como los videojuegos, las enfermedades mentales y el racismo. Lo más notable fue la reprimenda apasionada de “conectar los puntos” de la propia retórica de Trump por el ex representante local y actual candidato presidencial, Beto O’Rourke.

Esto está lejos de ser la primera vez que la ciudad se encuentra en el centro de un problema que se desarrolla en todo el país. “El Paso se ha convertido en el laboratorio de lo que vemos cada vez más en general en los Estados Unidos”, dijo a AlterNet Carlos Marentes, director del Centro de Trabajadores Fronterizos Agrícolas.

El tiroteo en sí mismo fue traumático no solo por la cantidad de vidas inocentes que tomó, sino también por su claro motivo racial. Foto: AP

La base militar de El Paso, entre los más grandes del mundo, se está utilizando como un área para campos de concentración y prácticas de separación familiar.

La ciudad también ha sido testigo de un aumento sin precedentes de agentes de la Patrulla Fronteriza y una ola de abusos contra ciudadanos de México y Estados Unidos, incluyendo una serie de asesinatos transfronterizos mediante agentes de gatillo fácil, pero sin experiencia.

Los bancos de la ciudad se utilizan como un importante punto de partida para el lavado de dinero internacional. Y sus fronteras, tanto con Juárez como con Nuevo México, son el nexo de una batalla política en curso sobre si la principal promesa de campaña de Trump: construir un “muro grande y hermoso”, alguna vez se hará realidad.

Ya se ha construido, ampliado y conmemorado un tramo de muro de construcción privada a través de un soporte mayormente externo. No mucho antes del tiroteo masivo, un grupo nacionalista blanco, dirigido y fundado por un forastero, se estaba organizando abiertamente en la ciudad.

Durante su discurso del Estado de la Unión en febrero pasado, Donald Trump reconoció que la cerca fronteriza de Bush había reducido las “tasas extremadamente altas de crímenes violentos” en El Paso. Afirmó falsamente que El Paso había sido “una de las ciudades más peligrosas de nuestra nación”.

UN REFUGIO DE LA VIOLENCIA Y LA POBREZA

El Paso es una ciudad histórica que a veces parece una escena de una vieja película del oeste. Durante mucho tiempo ha sido un destino para migrantes y refugiados. Históricamente ha sido un asunto complicado para El Paso, a pesar (o tal vez, como resultado) de estar a un tiro de piedra de la frontera con México. Hasta principios de la década de 1990, los agentes de la Patrulla Fronteriza solían acosar a inmigrantes indocumentados en una plaza bien transitada ubicada en el centro histórico de la ciudad. Las cosas han cambiado significativamente desde entonces gracias a tres desarrollos clave.

Primero, un jefe de la Patrulla Fronteriza de mediados de 1990 llenó la frontera con agentes cada algunos cientos de pies para evitar cruces de indocumentados. Luego, la política xenófoba que siguió a los ataques del 11 de septiembre reformuló la región fronteriza. A medida que las reglas de inmigración, más estrictas que nunca, entraron en juego debidamente aplicadas por la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), los días en que los residentes de Juárez podían cruzar con relativa facilidad a El Paso sin una visa llegaron a un abrupto final. Y después, al inicio de su presidencia, el ex presidente mexicano Felipe Calderón lanzó lo que sería una sangrienta ofensiva de guerra contra las drogas que atraparía a Juárez en una tormenta de violencia.

La “situación de seguridad” en Juárez durante ese tiempo fue una guerra territorial que alcanzó su punto máximo de violencia entre 2009 y 2011. Foto: Archivo, Cuartoscuro

Más de 10,000 personas fueron asesinadas en Juárez durante la ofensiva de Calderón en un área que, como un punto de entrada vital para que los envíos de drogas pasen sin problemas al mercado nacional de consumo de drogas más lucrativo del mundo, ya había sido víctima de guerras territoriales.

Muchos miembros de la élite de Juárez también participaron. En un incidente, el ex jefe de policía municipal de Juárez, Saúl Reyes Gamboa, fue arrestado en El Paso en 2008 por intentar sobornar a un oficial de aduanas de Estados Unidos para que lo ayudara a pasar de contrabando camiones llenos de marihuana por la frontera. La DEA alegó que Reyes fue cómplice del cártel de Juárez. Casos similares continúan ocurriendo.

Mientras tanto, Juárez se convirtió rápidamente en la ciudad más peligrosa del mundo y El Paso se transformó en la ciudad más segura de Estados Unidos y su población y economía florecieron. Los habitantes de El Paso se aterrorizaron de Juárez. Muchos de los que una vez vinieron desde allí se comprometieron a nunca volver.

La mayoría de las personas de clase media y en ascenso formaron el núcleo del éxodo masivo que dejó a Juárez en la confusión de una economía impulsada por la maquiladora, agravada significativamente por la guerra contra las drogas. Los dueños de negocios locales, que anteriormente residían en Juárez, se reasentaron en El Paso y llevaron consigo muchos de los restaurantes y tiendas más populares de Juárez. El Paso sufrió un mini boom.

“TOLERANCIA CERO”

El Paso fue empujado por primera vez al centro de la guerra de Trump contra los migrantes cuando el régimen promulgó una política oficial conocida como “tolerancia cero”, en junio de 2018.

Tras recibir señales de un sitio web conocido por difundir teorías de conspiración sobre los tiroteos en las escuelas de Parkland, Trump tuiteó en abril de 2018 que se acercaban “caravanas más peligrosas”. “Los republicanos deben ir a la alternativa nuclear para aprobar leyes férreas”, tuiteó. Poco después, el entonces Fiscal General Jeff Sessions dio a conocer la política de “tolerancia cero”, lo que condujo a una explosión de separaciones familiares con unos 2,342 niños enviados solos a centros de detención. (Cabe señalar que las separaciones comenzaron bajo la administración de Obama a fines de 2016: los datos publicados por el Departamento de Seguridad Nacional revelaron que más de mil niños habían sido separados de padres y tutores entre octubre de 2016 y septiembre de 2017).

En una ciudad con una gran población indocumentada como El Paso, la reacción a estas políticas antiinmigrantes fue inicialmente silenciosa porque muchos residentes temían represalias por hablar. Pero Marantes dijo a AlterNet que debajo de la superficie la “angustia general” creció en toda la ciudad a medida que las prácticas, lentamente pero a paso seguro, se hicieron más ampliamente conocidas.

La indignación pública alcanzó su punto máximo poco después, en junio de 2018, cuando la cobertura de la “tolerancia cero” y la política de separación familiar finalmente comenzaron a entrar en la conciencia del público en general. Fotos de madres llorando y niños separados en la frontera fueron compartidas ampliamente en Internet y cubiertas por los medios de comunicación. Los reporteros locales comenzaron a describir condiciones similares a las de los campos de concentración en los desbordados centros de detención de Trump, con niños enfermos muriendo a causa de enfermedades curables y horribles escenas de familias empacadas como sardinas en cercas de alambre de púas.

Finalmente, las cuatro ex primeras damas vivas, así como la actual Primera Dama, Melania Trump, expresaron su oposición a las separaciones. Para el 20 de junio de 2018, Trump emitió una orden ejecutiva que efectivamente rescindió la política. Pero desde entonces, en lo que posiblemente ha sido la reversión más significativa de la presidencia de Trump, al menos 900 niños han sido separados de sus familias por violaciones tan leves como una citación de tráfico.

Pero la “crisis” que Trump ha usado para justificar estos abusos —lo que él llama una “invasión”— es inventada según los activistas y expertos en inmigración.

En el año 2000, después de que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entrara en vigor durante cinco años, 1.6 millones de refugiados llegaron a los Estados Unidos en busca de asilo, un aumento de seis veces más que el año anterior.

Como si los campos de concentración no fueran una carga suficiente para los residentes de El Paso, el nacionalismo blanco llegó pocos meses antes de la masacre de Wal-Mart.

LA LLEGADA DEL NACIONALISMO BLANCO

La agrupación The United Constitutional Patriots (UCP) llegó a El Paso en febrero de 2019 e, inicialmente, alegaron que habían ido a “observar” los cruces de migrantes y a alertar a la Patrulla Fronteriza en consecuencia. Sin embargo, la ACLU de Nuevo México descubrió algo diferente. Después de ver los videos que el grupo subió, que incluían a miembros del grupo que detenían a migrantes a punta de pistola, la ACLU describió al grupo como “una organización de la milicia fascista armada” compuesta por “vigilantes” que intentaron “secuestrar y detener a personas que buscaban asilo”.

En uno de esos incidentes, un video muestra al UCP persiguiendo a una mujer migrante horrorizada que llevaba una maleta y que cayó por una colina y tropezó con una pila de ladrillos.

Cuando se corrió la voz de los videos inquietantes de UCP, el grupo de vigilantes se topó con problemas legales. Su “comandante” fue encarcelado por cargos de armas y discursos de odio, lo que resultó en que Paypal y servicios similares cerraron sus cuentas de donaciones en línea. Una compañía ferroviaria, que supuestamente no sabía que el campamento del grupo estaba ubicado en su propiedad, los desalojó de inmediato.

Después de que arrestaron a su comandante, el fundador de UCP, Jim Benvie, fue acusado de hacerse pasar por un agente de la Patrulla Fronteriza. Mientras que un juez liberó a Benvie de la custodia, las condiciones de su liberación incluyen la prohibición de acercarse hasta 10 millas de la frontera México-Estados Unidos.

En este momento, la UCP se renombró a sí misma como “Patriotas Guardianes”. El grupo recientemente renombrado, desde entonces ha atenuado sus actividades y ahora tiende a transmitir imágenes en vivo de migrantes que ya han sido detenidos por la Patrulla Fronteriza, según un informe local de profunda investigación. Sin embargo, según los informes, varios residentes de El Paso siguen siendo miembros activos del grupo, incluido un destacado conocido como “Conservador Anthony”, que publica sus propios videos de Guardian Patriot. Los videos muestran al “Conservador Anthony” siguiendo de cerca a los solicitantes de asilo, vigilándolos en hoteles y refugios y en la estación de autobuses Greyhound del centro de El Paso, donde a menudo se congregan los migrantes.

“QUE SE MUERA EL PERRO”

Un delgado niño de 15 años llamado Sergio Adrián Hernández Güereca, que amaba el fútbol y aspiraba a ser un oficial de policía, recibió un disparo mortal en el ojo izquierdo el 6 de junio de 2010. El chico era originario de Ciudad Juárez. ¿Su asesino? Un agente de la Patrulla Fronteriza con base en El Paso.

La agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) fue responsable de, al menos, media docena de asesinatos transfronterizos durante un sangriento periodo entre 2010 y 2012. Las víctimas eran todas mexicanas en suelo mexicano, todas estaban desarmadas y, según las verificaciones de antecedentes, solo una de ellas tenía antecedentes penales. Algunos de los agentes que habían apretado esos gatillos no tenían experiencia; otros habían sido despedidos de trabajos anteriores de orden público.

En uno de los asesinatos, el hermano de Juan Pablo Santillán corrió a su lado mientras este yacía herido después de recibir un disparo. Cuando le pidió ayuda médica al agente de la Patrulla Fronteriza que le estaba apuntando con un rifle, escuchó que el agente le gritaba: “Que se muera el perro”.

En los últimos 15 años, una campaña de contratación sin precedentes ha llevado al gobierno a reducir los estándares de reclutamiento y a apresurar la capacitación de los agentes de la Patrulla Fronteriza. Foto: AP

En los últimos 15 años, una campaña de contratación sin precedentes ha llevado al gobierno a reducir los estándares de reclutamiento y a apresurar la capacitación de los agentes. Y los activistas aseguran que esta es la raíz de una serie de abusos por parte de los oficiales de la CPB.

Un emocionante viaje de victorias y reveses ha caracterizado durante mucho tiempo a los cuerpos de esfuerzos legales para responsabilizar a la CPB por las familias de las víctimas. Su objetivo principal es obtener el derecho de demandar a los agentes fronterizos cuando matan a mexicanos en su propio suelo en tiroteos transfronterizos.

Araceli Rodríguez Salazar, la madre de José Antonio Elena Rodríguez, un joven desarmado de 16 años que recibió 10 disparos de un agente en Nogales, dijo sobre la difícil búsqueda de su familia de cierta responsabilidad por parte de la CBP: “Tal vez, solo tal vez, por la muerte de mi hijo, todo este desastre cambie. No quiero que ningún otro padre sufra lo que yo he sufrido”.

MÁS GRANDE QUE TRUMP

A pesar de toda la retórica de Trump acerca de que El Paso y el resto de la región fronteriza están “invadidos” por refugiados indigentes, El Paso sirve como un banco de sangre para la guerra contra las drogas, que alimenta al lavar grandes cantidades de dinero sucio.

El profesor Howard Campbell, jefe del departamento de Sociología y Antropología de la Universidad de Texas, El Paso (UTEP), dijo a AlterNet que “no hay duda de que El Paso es uno de los centros de lavado de dinero más importantes del mundo”.

Campbell, quien ha vivido en El Paso durante varias décadas y ha escrito varios libros sobre el submundo de las drogas, explicó que “la corrupción, el tráfico de drogas y el lavado de dinero se consideran actividades normales aquí y las personas ni siquiera emiten juicios morales por ser algo que está tan entretejido en la economía y la sociedad de El Paso”.

¿QUÉ TAN ENTRETEJIDO?

Según el profesor adjunto de UTEP y nativo de El Paso, Richard Pineda, “El secreto peor guardado de la ciudad es que El Paso prácticamente lidera el país en depósitos bancarios en efectivo totales, y solo le sigue la ciudad de Nueva York” en esa medida. Esa es una aberración notable dada la relativamente modesta densidad de población por km² de El Paso, que ocupa el puesto 68 en el país.

Como el economista con sede en El Paso, Carlos Aguilar, dijo a El Paso Times —el único diario en inglés de la ciudad— los casos de lavado de dinero, aunque numerosos, a menudo son difíciles de probar. Y el lavado de dinero es tan importante para la economía de El Paso que, en gran medida, las autoridades tienden a hacer la vista gorda. “Informé de lavado de dinero una vez”, dijo Aguilar al periódico, “pero las autoridades dijeron que no estaban interesadas porque la cantidad de dinero posiblemente involucrada era demasiado pequeña”, afirmó.

El profesor Eduardo Barerra, de la Universidad de Texas en El Paso y residente desde 1990, explicó a AlterNet: “El Paso siempre ha sido el objetivo de muchas, muchas fuerzas; no solo políticas federales recientes, sino también capital transnacional y nacional. Las fuerzas externas siempre han apuntado a El Paso y siempre han tenido su propia agenda con la ciudad”.

Ya sea que Trump logre o no otra victoria ante el Colegio Electoral el próximo año, es poco probable que el papel de El Paso como centro de lavado de dinero, imán para los nacionalistas blancos y campo de pruebas para iniciativas antiinmigrantes cambie pronto.

https://www.sinembargo.mx/08-09-2019/3642253