El secuestro de México: por la ley y por la fuerza (Baja California)

Iván Gutiérrez

Sesionando de madrugada y sin la presencia de la oposición, los diputados estatales del #PAN aprobaron el viernes 1ro de diciembre el dictámen 95, clavándonos en la espalda una deuda de 82,000 millones de pesos que los bajacalifornianos tendremos que pagar durante 37 años; ya sabe, para que nuestra clase política se pueda enriquecer junto con las empresas trasnacionales mediante la exportación de agua a Estados Unidos.

Así, a pesar de las reiteradas protestas en contra de estos proyectos trasnacionales, de las múltiples voces de expertos que se les han opuesto, de los gritos de una ciudadanía encabronada con un gobernador tan corrupto como lo fue Javier Duarte en Veracruz, fueron aprobados los proyectos que nos demuestran, una vez más (como si no hubieran sido ya suficientes), que el PAN en Baja California no gobierna para la gente, sino para los empresarios. Con la aprobación del dictámen 95 los intereses de una cúpula que lucra desde el poder público se impusieron, a la fuerza, sobre miles de voces ciudadanas.

Como una traición análoga a nivel nacional, el jueves 30 de noviembre en el congreso federal los diputados de #PRI y #PAN aprobaron la #LeydeSeguridadInterior, con lo que las fuerzas militares podrán entrar a tu domicilio, espiar tus comunicaciones, torturarte para sacarte información, reprimirte con armas de fuego si sales a protestar y fácilmente desaparecerte si representas una amenaza para intereses políticos y/o empresariales. Antes de que esta ley fascista entre en vigencia falta que pase por el Senado.

Van algunos datos recopilados por la red #SeguridadSinGuerra para que comprendamos el peligro de legalizar la militarización del país: “Más de 166,000 mexicanos han muerto desde que empezó la guerra contra el narcotráfico en México hace 10 años; eso es más de la mitad de todos los colombianos que murieron a lo largo de 54 años de guerra civil. Antes de la militarización, 1 de cada 30 detenidos reportaba haber sido sometido a toques eléctricos; a partir de la militarización, ese número subió a 1 de cada 3. Antes de que iniciara la guerra de Calderón, en México teníamos 8 grupos de crimen organizado; hoy, tenemos más de 200. En los primeros 5 años de esta guerra las fuerzas armadas mataron a 3,257 mexicanos, la misma cantidad de muertes por ejecución que tuvo el régimen militar en Chile durante 15 años. Estamos llegando a 30,000 desaparcecidos, eso implica 8,000 más de los 22,000 desparecidos durante el régimen militar en Argentina”.

Lo que vemos con estos dos acontecimientos es obvio para quienes seguimos el desarrollo político de México: PRI y PAN, promotores del modelo neoliberal (que facilita acabar con los derechos humanos, poner en venta la soberanía, expropiar los recursos por trasnacionales, desplazar comunidades y contaminar el medio ambiente), son dos caras de la misma pistola, quimera ratera, despiadada y corrupta que aprobará un millón de legislaciones para saquear al pueblo de México y convertir al país en una dictadura concreta (fuera de simulaciones), antes que soltar el poder y permitir un cambio.

Ante este panorama desolador, sólo una organización social del barrio al estado podrá detener los atracos que convierten la calidad de vida de la mayoría de los mexicanos en algo miserable. Deben seguir adelante las mareas de participación cívica que surgieron a principios de año con el gasolinazo y la Ley del Agua, y eso implica un ejercicio de reflexión donde cada ciudadano se pregunte dónde puede apoyar, dónde serían de utilidad un par de manos.

Ya lo vimos hace 11 meses, cuando las calles se abarrotaron de gente inconforme con el alza tremenda de la gasolina y la amenaza de privatizar el agua; bueno, ahora la amenaza es mayor, y por ende la respuesta también debe serlo.

La sombra de la violencia de estado ejercida desde el poder legal y la fuerza pública son una señal de la urgencia de sacar a esta clase política del gobierno. El 2018 será un año histórico, una coyuntura que marcará el rumbo de nuestras vidas, para bien o para mal; alcanzar el cambio y evitar que se prolongue y agudice la dictadura es responsabilidad de todos. Tomemos las calles ahora, antes de que el miedo nos tome a nosotros.

http://www.4vientos.net/2017/12/02/el-secuestro-de-mexico-por-la-ley-y-por-la-fuerza/