PALABRAS DE MARÍA DE JESÚS PATRICIO MARTÍNEZ, VOCERA DEL CIG, EN TEPOZTLÁN. 21 DE NOVIEMBRE DE 2017

Hermanos y hermanas de este lugar tan bonito, Tepoztlán, primero más que nada quiero iniciar sobre todo referirme a aquellos que todavía no les queda claro de dónde venimos, de dónde surgimos, por qué estamos aquí parados ante a ustedes.

Les quiero comentar que en 1996, un 12 de octubre, los diferentes pueblos indígenas de México nos dimos cita en la Ciudad de México y conformamos lo que se le llamó el Congreso Nacional Indígena, un espacio de encuentro de los diferentes pueblos indígenas de México, un espacio que se construyó porque se vio la necesidad de estar juntos, de platicarnos, de analizarlos este caminar de nuestros pueblos y nuestras comunidades, y pensamos que era necesario seguirnos encontrando, seguirnos viendo y seguir pensando juntos por dónde entrarle para hacernos fuertes y poder hacer un frente ante esta destrucción de nuestras tierras y territorios. Y por eso se tuvo también la presencia de la comandanta Ramona como parte de nuestros hermanos del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, que ellos también forman parte de este espacio, un espacio que no es una organización, sino que es un espacio donde le llegan los diferentes pueblos indígenas de México y se sienten como su casa, una asamblea así como se hacen en las comunidades, donde nadie es más ni nadie es menos, sino que todos son igual.

Entonces este espacio que se construyó hace veinte años, ahora que estuvimos reunidos, al cumplir estos veinte años, celebramos el quinto congreso. Otra vez nos juntamos, otra vez platicamos, otra vez analizamos y vimos que la situación en nuestras comunidades y pueblos indígenas estaba peor, que había más destrucción en nuestros territorios, y ustedes nos lo acaban de decir, les están destruyendo esos cerros sagrados, lugares sagrados que solamente lo entienden los pueblos originarios, y así en diferentes lugares. Se vio que había más despojo, más robo de esa riqueza de las comunidades, más contaminación de las aguas, ríos, más deforestación, más muerte de los animales, de las plantas y ante los intentos de impedir que esto se realice había más represión, más encarcelamientos, más muertos, más desaparecidos.

Entonces dijimos, y quiero decirlo otra vez, que fueron nuestros hermanos del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional los que nos plantean participar en este proceso 2018. Ahí algunos dijimos “bueno, es que no íbamos por ahí, nosotros habíamos dicho que íbamos a ser independientes de partidos, que teníamos que organizarnos como comunidades”, y nos volvieron a aclarar “es que la propuesta no es de que se van a ir y se van a poner ahí arriba a ocupar la silla, sino que es un pretexto para organizarnos, de poder llegar a los diferentes pueblos indígenas de México, a todos esos pueblos que están allá abandonados, olvidados, que no son vistos, no son oídos, pero sí para robarles sus riquezas, sí para contaminar las aguas, sí para reprimirlos si ellos dicen que no están de acuerdo, para eso va a ser para que se vean los problemas que tienen los diferentes pueblos indígenas y a la vez organizarnos para defendernos entre todos, porque no va a venir de arriba quien nos va a defendernos, tiene que surgir de abajo, desde nuestras comunidades, desde nuestras regiones y todos juntos tenemos que organizarnos, para eso va a ser la propuesta”.

Y entonces los que estábamos ahí dijimos, después de discutir dos días y ponernos de acuerdo, dijimos “está bien, le entramos, pero vamos a ir preguntar a nuestras comunidades para ver qué piensan, qué opinan”, y entonces nos fuimos a preguntarles a nuestras comunidades y les preguntamos a 523 comunidades y la mayoría nos contestan que sí estaban de acuerdo, que no le veían por otro lado, que era una forma de hacer visibles esos problemas que se tienen en las comunidades y que era necesario ir a visitar a las diferentes comunidades, que a veces no nos conocemos, estamos en un lugar y no nos damos cuenta de las otras comunidades hermanas.

Entonces ese sería el propósito y dijimos “le vamos a entrar, vamos a participar pero va a ser a través de un Concejo Indígena de Gobierno”, un Concejo Indígena de Gobierno que estaría conformado por diferentes hermanos indígenas de diferentes pueblos indígenas del país y que serían ellos la voz de esas comunidades, la voz de esas regiones, porque ellos son los que conocen la problemática de su comunidad, problemática de su región. Este gran Concejo Indígena de Gobierno sería el concejo que mande obedeciendo al pueblo, al pueblo organizado, al pueblo que ya no está de acuerdo en que le sigan robando, en que le sigan contaminando aguas, en que le sigan imponiendo proyectos que solamente han traído destrucción y muerte.

Ésa es la tarea del Concejo Indígena de Gobierno, llevar la voz, pero también van a ser esa semilla en cada lugar, una semilla organizativa que es la que va a ir a visitar a las diferentes comunidades cercanas, la región, y juntos todas las regiones a nivel nacional organizados desde abajo, por eso los diferentes concejales son mandatados desde sus regiones, desde sus comunidades, desde sus pueblos, para conformar este gran Concejo Indígena de Gobierno y las mismas comunidades estarían vigilando su caminar. El día que alguno de los concejales, incluida la vocera, no cumpla con los mandatos que le dicen, la misma comunidad, la misma asamblea nos puede quitar y poner a alguien que realmente cumpla esos propósitos por los cuales se les propuso, entonces por eso nos hemos dado a la tarea de caminar, de ir visitando las diferentes comunidades, diferentes pueblos, ir escuchando sus dolores que tienen, ir escuchando también sus procesos organizativos que se tienen y también dando nosotros nuestra palabra, y sobre todo explicando por qué andamos visitando a los diferentes pueblos y comunidades.

Entonces esta propuesta no es electoral, es una propuesta organizativa y esa organización tiene que surgir de abajo, desde las comunidades, desde la región, tenemos que voltear a ver a nuestros lados, con los que estén a nuestro lado empezar a platicarnos, empezar a pensar juntos cómo le vamos a hacer para defender el lugar donde estamos viviendo, y entonces ya juntos con más comunidades se hace algo más grande y se defiende ya organizados, porque solamente así vamos a lograr parar toda esta destrucción y muerte en nuestras comunidades, por eso nuestra lucha no es de aquí al 2018.

Nuestra lucha es después del 2018. ¿Por qué? Porque después del 2018 se va a venir esta guerra más fuerte contra nuestras comunidades porque ya casi todas las tierras están concesionadas, ya casi todos los ríos se van a dar a ciertas empresas y lo que van a dejar es contaminación de nuestras aguas y por eso no les importa la vida de los habitantes, porque el gran capitalismo ya tiene claro qué es lo que quiere. ¿Entonces qué es lo que nos toca a nosotros? Pensar por nuestras comunidades, pensar por lo que tenemos alrededor de nuestras comunidades, que nos toca ponernos de acuerdo, organizarnos y hacernos fuertes, y juntos quitar ese sistema capitalista que está acabando con todos.

Entonces en esta propuesta no solamente son hombres, también van mujeres, y creemos que en este México que es necesario reconstruir desde abajo si no participan las mujeres no va a haber una reconstrucción integral, por eso es muy importante la lucha de las mujeres, es muy importante que las mujeres piensen que no solamente tenemos que quedarnos en la casa cuidando hijos, cuidando al marido, tenemos que participar más allá, tenemos que reconstruir algo nuevo desde abajo pero juntos, juntos hombres y mujeres, juntos tenemos que pensar cómo nos vamos a hacernos fuertes si realmente queremos seguir viviendo, si realmente queremos que haya vida para los demás.

Porque la propuesta que se tiene desde los pueblos indígenas es una propuesta para todos los mexicanos, porque sabemos que no solamente los problemas están en nuestras comunidades, también están en las ciudades y cada vez está peor, por eso ya cada quien se está quedando en su partecita, porque la misma situación nos está obligando a ser individuales.

¿Entonces qué es lo que nos toca? Organizarnos, esa es la palabra que traemos, por si pensaban que traíamos despensas, cachuchas, no sé qué más, todo lo que les traen, pues no. Nosotros traemos trabajo, tenemos que organizarnos si queremos que todo lo que tenemos a nuestro alrededor se siga conservando sin contaminantes, sin despojo, sin desprecio, sin abandono, sin olvido. Entonces lo que nos toca es empezar a reflexionar cómo nos vamos a reorganizar desde abajo, desde los que están a nuestro lado y luego como región, y luego ya juntos a nivel nacional.

Es todo de mi parte compañeros, adelante.

https://actividadesdelcigysuvocera.blogspot.mx/2017/11/palabras-de-maria-de-jesus-patricio_24.html