PALABRAS DE MARÍA DE JESÚS PATRICIO MARTÍNEZ, VOCERA DEL CIG, EN AMILCINGO. 21 DE NOVIEMBRE 2017

Buenas tardes hermanos, hermanas, compañeros y medios que nos acompañan.

Algunas comunidades vecinas que también están aquí presentes, les damos las gracias por estar aquí escuchando la voz del Concejo Indígena de Gobierno.

Hermanos, les quiero comentar que el Congreso Nacional Indígena es un espacio de encuentro de los diferentes pueblos indígenas de México y que nació en 1996, un 12 de octubre; un día señalado, que para México fue una masacre, murieron muchos hermanos indígenas. Ese día entonces, un 12 de octubre, nace lo que se le llama Congreso Nacional Indígena, y en ese espacio, porque no es una organización, sino un espacio donde se encuentran los diferentes pueblos indígenas de México, se pidió por los mismos pueblos indígenas, porque cuando nos juntamos en ese tiempo se vio que los problemas eran parecidos y que las luchas eran parecidas, sólo que en cada región y de manera aislada, por eso estaban siendo reprimidos. Entonces se pensó y se dijo: “vamos a tener ese espacio -que sería el espacio de encuentro de los diferentes pueblos indígenas de México-, donde nos juntemos y nos escuchemos y nos pongamos de acuerdo. ¿Cómo vamos a caminar para hacernos fuertes y que ya no nos sigan destruyendo?” Y así caminamos por veinte años.

Ahora, al celebrarse este V Congreso Nacional Indígena, en Chiapas, otra vez platicamos, otra vez analizamos cómo estaban nuestras comunidades, cómo estaban nuestros pueblos y cómo estaban nuestras regiones, y con tristeza vimos que estaba peor, que había mucho despojo en nuestros territorios, que había mucha contaminación de nuestras aguas, que había mucha imposición de programas de fuera, lo que nos han dicho aquí, las termoeléctricas, las minas, y que éstos estaban despojando a nuestras comunidades, estaban dividiendo a nuestras comunidades, las estaban desplazando. Y cuando había intentos de organizarnos había esa represión, ese encarcelamiento, esos muertos, esos desaparecidos. Entonces dijimos “pues se tiene que hacer algo más. Tenemos que pensar más para adelante, cómo vamos a proteger esa vida de nuestras comunidades, esa vida de nuestros pueblos”.

Y les quiero comentar que otra vez nuestros hermanos de Ejercito Zapatista de Liberación Nacional, los que han sido parte también de este Congreso Nacional Indígena, nos proponen caminar este camino, proceso electoral 2018, no para llegar a ocupar un lugar allá en los Pinos, sino visibilizar esta problemática que se tiene en las comunidades, como hoy la que nos manifestaron en esta comunidad. Que se escuchen esos problemas reales que se tienen en las comunidades. ése sería el fin, poner nuevamente la problemática indígena de nuestras comunidades sobre esa mesa, a nivel nacional, y también que nosotros nos organicemos para defendernos nosotros mismos.

Por eso estamos haciendo este recorrido, para llevar la palabra, escuchar la de ustedes y pensarle la importancia de caminar juntos, caminar organizados. Esa era la principal estrategia pues, al participar en este proceso.

Y entonces dijimos los pueblos indígenas reunidos ahí “¡sí estamos de acuerdo!”, después de que la analizamos en dos días dijimos “sí le vamos a entrar, pero vamos a ir a preguntar a nuestros pueblos, a nuestras regiones, si están de acuerdo en participar”. Y se preguntó a diferentes comunidades, se consultaron 523 comunidades, las que nos dijeron que sí estaban de acuerdo en participar, que sí era necesario.

Entonces, ya reunidos otra vez, dijimos “vamos a participar pero a través de un Concejo Indígena de Gobierno”, que estaría conformado por diferentes concejales de los diferentes pueblos indígenas, que estarían conformando ese gran Concejo Indígena de Gobierno que sería el que gobernaría a un pueblo, dónde el pueblo sería el que va a estar mandatando qué tiene que hacer, cómo tendría que estar sucediendo, que el gobierno obedezca al pueblo.

Entonces así como en nuestras comunidades, en nuestras asambleas, hay un cuerpo representativo y cuando éste no cumple la misma asamblea lo quita y pone a alguien que realmente sirva a su comunidad, eso es lo que se piensa hacer, pero más grande, a nivel nacional. Por eso se está pidiendo la presencia de los diferentes concejales de cada región, de cada pueblo, porque ellos estarían consolidando ese Concejo Indígena de Gobierno; como decía Eleazar, ellos son los que estarían llevando la palabra de esta región, los problemas que se están viviendo y también sus formas propias de organizarse, cómo resuelven los problemas cada comunidad.

Y esa es la tirada, compañeros, de que vamos a participar pero tenemos que, al interior de cada comunidad, pensar cómo vamos nosotros mismos a organizarnos para defender nuestra misma comunidad, cómo vamos a reforzarnos para poder ponernos de acuerdo y ver el problema de la escuela, ver el problema de la lengua, del vestido, de la organización. Ponernos de acuerdo todos para reforzar nuestra comunidad, y entonces, reforzando la comunidad y reforzando las comunidades vecinas, como la que escuchamos que también están trabajando, la compañera, y que también trae problemas, pues, de persecución. Es ver cómo nos echamos la mano entre todos, para salir adelante.
Solamente nosotros, si nos apoyamos y nos ponemos de acuerdo al interior de nuestras comunidades, es como vamos a fortalecer nuestras comunidades. Nadie más va a venir de afuera a reforzar, ni los proyectos que vienen desde fuera, ésos vienen con el fin de despojarnos de nuestra tierra, imponernos algo que nosotros no queremos ni estamos de acuerdo.
Si logramos organizarnos, esta comunidad junto con las comunidades que estamos a los alrededores, estamos protegiendo nuestra región, y entonces vamos a poder juntos defender el agua, defender los bosques, defender nuestra tierra, defender nuestros mismos pueblos. Esa es la tirada principal, compañeros, por eso decidimos participar, porque ese es nuestro mensaje que estamos llevando a todos los lugares, de que si queremos seguir viviendo y existiendo tenemos que organizarnos.

Entonces nosotros, como Congreso Nacional Indígena, como Concejo Indígena de Gobierno, luchamos por la vida, pero una vida, como decía la compañera, una vida donde haya esa tranquilidad y ese respeto a la tierra, al agua, a los árboles, a la organización, a la lengua, a sus fiestas. Ese es el trabajo principal. Por eso nuestra lucha va más allá del 2018, no estamos pensando nada más de aquí al 2018 y se acabó. ¿Por qué estamos pensando más allá del 2018? Porque después de las elecciones se va a venir una fuerte represión contra nuestras comunidades, y se va a venir fuerte el despojo, porque ya están concesionadas gran parte de nuestras tierras.

Ya están pensando de qué manera los ríos los van a usar para empresas que viene de fuera. Están pensando cómo van a abrir nuestras tierras para llevarse los minerales, el oro, el gas, el petróleo. Y entonces, si no logramos organizarnos nosotros como comunidad, como región y a nivel nacional, nuestras comunidades las van a golpear. Entonces, por eso nuestra lucha va más allá, inclusive más allá de México, porque creemos que este sistema capitalista que sólo está pensando en el dinero para beneficio de los grandes capitalistas, no para beneficio de las comunidades, pues no sólo afecta a México sino que afecta a todo el mundo.

Y nosotros decimos, y pienso que ustedes también lo comparten: el día que las comunidades se mueran, nos morimos también nosotros. El día que nuestras aguas se contaminen, nos vamos a contaminar también nosotros.

Por eso nuestra lucha va más allá del 2018.
Tenemos que organizarnos.

Tenemos que pensar más allá de nuestras comunidades, en los alrededores, cómo nos vamos a hacer fuertes para no dejar pasar estos proyectos de muerte que van a venir a afectar a nuestras comunidades y van a venir a modificar nuestro modo de vida. Entonces tenemos que pensar en todos los que vienen más atrás en nuestras comunidades, por lo niños. Tenemos que organizarnos y ponernos de acuerdo y creo que la mejor manera es acordarnos cuando se hace una fiesta en la comunidad, ahí se olvida que están peleados, que están divididos por los partidos, están todos conviviendo, estamos todos alegres.

Entonces de eso se trata, de reforzar la estructura de nuestra comunidad y a la vez, tener ese acercamiento con las comunidades hermanas, que ese sería una de las tareas de los concejales, que van a ser esa semilla organizativa en la región. Y entonces ya estaríamos haciéndonos más fuertes como región y juntando las demás regiones, estaríamos fortaleciendo nuestras comunidades.
Ese es el mensaje.

Nuestra lucha va a surgir, no de arriba pa abajo, si no de abajo para arriba. Tenemos que organizarnos desde abajo si queremos seguir existiendo, si queremos seguir conservando la legua, el vestido, las fiestas, la propia forma de organizarse. Ese es nuestra propuesta, hermanos, y eso es lo que vamos a defender: la vida, la organización, el conservar nuestras tierras sin contaminantes, sin que se estén robando esas riquezas que se tienen. Solamente lo vamos a lograr con la organización. Y creo que también algunos hermanos que viven también en la ciudad están buscando formas para ver cómo caminar juntos y cómo ir articulándonos en este caminar, para no solamente los pueblos indígenas sino todos, los trabajadores del campo y la ciudad; y solamente así vamos a ser fuertes y vamos a poder lograr parar lo que está acabando a nuestras comunidades.

Entonces, hermanos, esa es nuestra lucha, es la invitación que traemos, de que nos tenemos que unir para poder seguir viviendo en todos los lugares de este México que es de los pueblos originarios

¡Adelante compañeros!