Universidad Autónoma de Nayarit se declara en insolvencia financiera

Raúl Torres

La Universidad Autónoma de Nayarit se quedó sin dinero para pagar salarios y prestaciones a sus trabajadores, por lo que las autoridades universitarias convocaron a una marcha este martes desde la explanada de la Rectoría hasta Palacio de Gobierno para presionar a las autoridades federales y estatales y conseguir los 359 millones de pesos que se requieren para cerrar el año.
A finales de octubre pasado Ignacio Peña, rector de la UAN, firmó un desplegado junto con sus homólogos de las universidades públicas de Zacatecas, Hidalgo, Morelos y Oaxaca para solicitar al presidente Enrique Peña Nieto recursos extraordinarios o deberían declararse “insolventes económicamente”.

El recurso solicitado no ha llegado y en el caso de Nayarit –explicó el rector Peña durante una sesión del Consejo General Universitario– esto implica no poder continuar operando de manera normal.

Peña señaló que desde 2007 la UAN fue detectada por la Secretaría de Educación Pública como una institución con “debilidad financiera” y se implementó un programa de saneamiento financiero y atención a problemas estructurales que no resolvió los problemas.

En su opinión las causas de esta crisis económica, que se arrastra desde hace una década, fueron la contratación de personal sin reconocimiento presupuestal, el déficit del fondo de pensiones, la falta del subsidio estatal a la UAN durante 18 meses entre 2010 y 2011, la carencia de ajustes necesarios en la estructura del gasto, el financiamiento de programas de desarrollo académico sin el techo presupuestal respectivo y los altos pasivos con entidades del sector público.

Ante esta emergencia financiera, el rector planteó una serie de acciones y solicitudes que se enviarán al gobierno estatal; ente ellas se encuentra una propuesta de reestructuración del crédito que se tiene actualmente con el banco Interacciones, el inicio de discusiones sobre el sistema de financiamiento en la institución a partir del mes de enero del 2018, la modificación del reglamento de pensiones y jubilaciones, la revisión de nóminas y cargas de trabajo, la publicación de las nóminas a través de una plataforma digital y la petición de la ampliación del programa de saneamiento financiero.

“La UAN ha sido un espacio trascendental en la vida cultural, política y económica del estado, quienes aquí desarrollamos nuestra vida profesional somos privilegiados por ser parte de una de las instituciones más nobles de Nayarit; la crisis de las Universidades públicas, incluida la nuestra afecta no solo la vida universitaria y los salarios de los trabajadores, de no solucionarse tendrá una grave afectación en el país y en el estado, a pesar de ello, seguiremos trabajando para lograr la consolidación académica de la Universidad, porque es nuestra obligación, porque la sociedad nayarita nos lo exige”, afirmó Peña.

http://www.eluniversal.com.mx/estados/universidad-autonoma-de-nayarit-se-declara-en-insolvencia-financiera