Se agudizan obstáculos a la propuesta independiente del Concejo Indígena de Gobierno

Por Renata Bessi y Santiago Navarro F

La indígena nahua, María de Jesús Patricio Martínez, mejor conocida como Marichuy, quien forma parte del Congreso Nacional Indígena (CNI), ha experimentado en carne propia el desprecio, el racismo y la exclusión, no solo de intelectuales, políticos y de los medios masivos de comunicación, sino de las propias instituciones encargadas de velar y administrar la democracia de este país que es México.

Desde que Marichuy asumió el cargo de contender para la presidencia de México por parte de los pueblos originarios pertenecientes al Concejo Indígena de Gobierno (CIG) y al CNI, con respaldo del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), no hubo espacio en el imaginario de los actuales gobernantes y políticos de que una mujer indígena pudiera gobernar este país. Aun reuniendo los requisitos necesarios para abrir una cuenta bancaria, requisito necesario para el registro ante el Instituto Nacional Electoral (INE), el banco HSBC negó esta posibilidad.

A pesar de este primer obstáculo, no había argumento jurídico para denegar el registro de Marichy ante el INE, el día 15 de octubre la vocera recibió la constancia que le acredita como aspirante a ser candidata independiente a la Presidencia de la República.

Inmediatamente después dio inició el periodo oficial para que los y las aspirantes independientes recabarán el apoyo ciudadano establecido por la Ley Electoral, equivalente al 1% del padrón de electores.

Cientos de simpatizantes y apoyo ciudadano en general, se han dado a la tarea de superar el siguiente obstáculo, de recolectar casi un millón de firmas, necesarias para registrar definitivamente a la vocera del CIG, en menos de 120 días.

Para empezar, el Instituto Nacional Electoral (INE) estableció que las firmas solamente pueden ser recabadas a través de un celular moderno y divulgó una lista de marcas y modelos de teléfonos. Los más baratos cuestan por lo menos 5 mil pesos.

“El INE dijo que debían tener como mínimo un sistema operativo Android 5.0 en adelante y a unas cuantas horas de comenzar con la descarga de las aplicaciones en los dispositivos nos encontramos con que no es cierta esa lista, nos encontramos con marcas que no están incluidas en el listado y de las que sí están incluidas resulta que no todas funcionan; la descarga es tediosa y puede durar horas. El sistema operativo requiere versiones superiores (un teléfono puede llegar a costar 12 mil pesos) para que realmente funcione”, denuncio la vocera.

De acuerdo con el INE, un registro tomaría 4 minutos con 30 segundos, pero la realidad es que un registro puede durar hasta 16 horas por la mala calidad técnica con la que está diseñada la aplicación. Muchas firmas recabadas durante el recorrido por territorio liberado por el EZLN, en los llamados caracoles zapatistas, no se pudieron subir en muchas horas, y aquellas firmas que se han logrado enviar no reciben el aviso de recibido sino hasta 24 horas de haber sido enviadas al INE.

Además, el sistema exige que la persona que apoya la iniciativa se identifique con una fotografía. Pero no solo es la intimidación que tal regla puede generar a los firmantes, para que la imagen sea aceptada por el sistema debe ser tomada al medio día, pues la luz de la mañana y de la tarde es insuficiente a menos que haya una lámpara especial que ilumine lo suficiente, lo que significa que los 120 días de recaudación se reducen a una tercera parte, 60 días.

“Desde un principio vimos que las vías que el INE diseñó no están hechas para el pueblo de México, para los pobres de este país; sino para los ricos, exigiéndonos tecnologías para la recolecta de firmas que en muchas de nuestras comunidades ni siquiera conocemos”, sostuvo Marichuy. “Este sistema electoral no está hecho para que seamos los pueblos de abajo los que gobernemos y que las leyes e instituciones del Estado están hechas para los de arriba, para los capitalistas y su clase política corrupta, resultando todo eso una gran simulación”.

Sin embargo, la vocera afirma que la decisión es seguir adelante para cumplir con la encomienda que confiaron el CNI y concejales y concejalas de la mayor parte de los pueblos originarios de México. El CNI conformó una red de apoyo en los 32 estados de este país, logrando registrar en el INE (otra regla del Instituto, todos los que van a ayudar en la recolecta deben estar registrado en el sistema) en tan sólo dos días 1480 auxiliares voluntarios y en la próxima semana la expectativa es que se registre más 1500 personas.

“Rendirnos, vendernos o claudicar no es costumbre en nuestros pueblos, no es una opción. Redoblaremos esfuerzos para recabar el apoyo ciudadano. Pero sobre todo para ampliar y organizar nuestras rabias y nuestros Dolores. Que en todo el país haga retemblar en sus centros la tierra y permita la supervivencia de los pueblos originarios y la reconstrucción de un México que ha sido intencionalmente despedazado por quienes tiene el poder”, dijo Marichuy durante su primer recorrido en territorio rebelde.

Boicoteo

Si uno de los objetivos de la iniciativa del CIG es evidenciar la caducidad de las estructuras políticas mexicanas encargadas de administrar los órganos de poder, justicia y de democracia en este país, lo están logrando.

Es claro que el boicoteo legal a la iniciativa del CIG está empañado por la burocracia, el boicoteo ilegal está repleto de extrañas coincidencias. Desde el sábado 14 de octubre, la telefonía celular y la conexión al internet dejaron de funcionar en la ciudad de Altamirano, y el domingo 15 de octubre, dejaron de funcionar en Ocosingo, justamente los días que la caravana del CIG pasó por esos lugares por esos lugares con su vocera.

Al mismo tiempo, funcionarios de gobierno estuvieron vigilando los ciber-cafe de ambas ciudades y abordando a quienes a ellos acudían, para preguntar si se dirigían a los caracoles de Morelia o La Garrucha. Los encargados de la recolección de firmas de la región no pudieron activar la aplicación para iniciar el proceso. Al mismo tiempo, los medios de comunicación tuvieron dificultades para difundir la información por falta, tanto de telefonía celular como de internet fijo, así como la intimidación y la vigilancia.

Unión de los pueblos

Concejales del CIG y la vocera recorrieron los Caracoles de Guadalupe Tepeyac, de Morelia, La Garrucha, Roberto Barrios y finalizaron su gira en el Caracol de Oventic. Contaron con la asistencia de miles de indígenas de las bases zapatistas.

“Al venir caminando venía viendo los cerros, los ríos, los árboles y decía: ‘qué bueno que aquí no se los han contaminado, qué bueno que aquí no han permitido que les corten esos árboles, qué bueno que aquí se están organizando’. Y se ve el trabajo que se tiene y ese trabajo lo estamos queriendo impulsar en las diferentes regiones del país, a los modos de los pueblos indígenas, a sus formas, a su estilo, cada quien tenemos que organizarnos para cuidar eso que nos han dejado nuestros abuelos, eso que por años han peleado y que se los han querido quitar”, observó la vocera al llegar al Caracol de Morelia, el día 15 de octubre.

En cada punto del recorrido en el territorio liberado el énfasis de las intervenciones, tanto de Marichuy como de las comandantas del Comité Clandestino Revolucionario Indígena del EZLN, estuvo enfocada en la necesidad de la unificación de la lucha de los pueblos.

“Tenemos que unirnos, tenemos esa tarea grande, quitar este sistema capitalista que está acabando con nuestra comunidades, que está acabando con nuestros pueblos, que nos están despojando de lo que es nuestro, de que se están contaminando todas esas aguas, están cortando todos esos bosques, por eso es necesario unir y juntos poder acabar este sistema capitalista que no solamente va a acabar nuestras comunidades y a nuestros pueblos sino que va a acabar con toda la vida del ser humano”, dijo Marichuy en la Garrucha.

Sigue siendo importante más que nunca la organización de los pueblos porque las cuatro ruedas del capitalismo, la explotación, la represión, el despojo y el desprecio aún están en pie, dijo la comandanta Míriam, a nombre del Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia (CCRI-CG) del EZLN, el día 15 de octubre del 2017 en el caracol de Morelia.

“Seguro que siguen estudiando cómo modernizar la explotación, cómo mejorar la represión, sobre todo que legalizaron el despojo de nuestras riquezas naturales y porque de por sí nos ven con desprecio a nosotros los indígenas, y seguro que ellos ya están imaginando cómo saquear todas las riquezas  que hay en nuestros territorios y quisieran despojarnos a sus maneras. Eso no lo podrán”, dijo la comandanta.

Y sigue: “Nosotros los indígenas cargamos diariamente día y noche esas cuatro ruedas del capitalismo, la explotación, la represión, el despojo y el desprecio. Para nosotros los indígenas hay algo que nos enorgullece: es que nosotros sí sabemos qué es la resistencia y así son todos los indígenas del mundo”.

“Sabemos que igual viven y sufren nuestros hermanos y hermanas indígenas en muchos países de nuestro continente de América y en muchos países del mundo; sólo por mencionar algunos, sabemos cómo sufren nuestros hermanos en Guatemala, Nicaragua, Argentina, Brasil, Perú, Bolivia, Ecuador, Chile, Argentina y muchos otros países. No hay gobiernos ni leyes que proteja y defienda nuestros pueblos”, dijo La comandanta Hortensia a nombre del CCRI-CG del EZLN, en Oventik. “Pero lo más importante ahora es que en todos los pueblos originarios de nuestro continente y del mundo, hay conciencias, hay resistencias, rebeldías, rabias, ganas de vivir y luchar por un mundo diferente, por una nueva sociedad, una nueva vida para todos”.

La comandanta Everilda, a nombre del CCRI-CG del EZLN en Guadalupe Tepeyac, el día 14 de octubre, enfatizó que el tiempo del silencio se acabó, la voz de los pueblos indígenas están haciendo eco en todo el mundo. “Los indígenas y campesino de México, América y del mundo resistimos. Resistimos a la muerte. Aquí estamos para que nuestra palabra se haga eco, puente, camino, lugar y casa. Para que viva el corazón primera de esta patria, para que nunca más el silencio sea cómplice del crimen como actualmente esta pasando en México y en todo el mundo”.

Ciudad y campo

Otro punto recurrente en los discursos compartidos durante los días en el territorio liberado fue la necesidad de unión de las luchas del campo y de la ciudad. “Tenemos que unirnos con las personas de la sociedad civil que viven en la ciudad y que también están sufriendo y que también han venido luchando por años. Tenemos que pensar juntos cómo vamos a hacer para que nuestras comunidades sigan existiendo. Y solamente es unirnos nosotros los que pensamos que hay un enemigo en común”, dijo la vocera.

Mujeres

Las voces de las mujeres marcaron la pauta en toda la gira. Ellas estuvieron al frente de todo el recorrido. “Las mujeres indígenas, en nuestra triple condición de mujeres, de indígenas y de pobres vivimos la mayor de las opresiones dentro de este sistema que se nombra capitalista, somos explotadas y violentadas en nuestros hogares, en nuestros trabajos, en todos los espacios de la sociedad; el actual sistema nos somete a la más cruda explotación y cotidianamente se nos trata como simples mercancías. Del mismo modo, así como sentimos la violencia que se nos hace, también sentimos el robo, el despojo y la destrucción que se hace de nuestra madre la tierra”, dijo la Comandanta Hortensia a nombre del CCRI-CG del EZLN en el Caracol Oventik.

Entender y no olvidar la historia de explotación a que las mujeres están o fueron sometidas es fundamental para seguir adelante en los procesos de lucha. La comandanta Míriam advierte que en este proceso ni el CIG, ni la vocera van a llevar la salvación a las mujeres. “Compañeras, porque si no hacemos nada, nuestra vocera tampoco nos va a salvar, porque no es eso que manda pues, es el pueblo que tiene que dar la fuerza a nuestra vocera, es el pueblo que manda y nuestra vocera y nuestro Concejo de Gobierno, tiene que obedecer al pueblo. Es lo que queremos, compañeras, que no tengamos miedo,  no tengamos miedo a nadie, luchemos donde quiera que estemos compañeras, en nuestra colonia, en nuestro paraje, en nuestro centro de trabajo, es lo que nosotros les pedimos, compañeras”.

“Es la hora que el pueblo se organice, que luche, se rebele, se resista donde quiera que estemos en nuestros diferentes lugares y geografías, porque los capitalistas están globalizando la  explotación  la destrucción  de la humanidad mundial. No sólo ellos pueden globalizarse, nosotros también podemos globalizar nuestra lucha para hacer la rebelión por todo el mundo, porque tenemos un solo enemigo común que es el sistema capitalista neoliberal”, dijo la comandanta Amada, en Palenque el día 18, a nombre del CCRI-CG del EZLN, del Caracol V.

 

La propuesta

Los pueblos indígenas, colectivos y organizaciones que conforman el CNI, tras una serie de consultas con más de 43 pueblos y 523 comunidades, en 25 estados de México, aprobaron en octubre de 2016 la propuesta de lanzar a una mujer indígena del CNI como candidata independiente en las elecciones para la presidencia del año 2018.

Marichuy es la vocera y representante del CIG. Dicho Concejo, quien debe gobernar, está conformado por 156 concejales y concejalas de 63 regiones indígenas del país, hablantes de 39 lenguas originarias. Y aún están trabajando en 30 regiones más para integrarlas.

Los días 12 y 13 de octubre se llevo acabo la primer asamblea nacional de trabajo entre el CIG y los pueblos que integran el CNI, en el Centro Indígena de Capacitación Integral (CIDECI) – Universidad de la Tierra.

La iniciativa del CNI tiene desde el inicio el respaldo del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).