Candidata a la presidencia: “México tiene algo parecido a un cáncer, silencioso, que lo va destruyendo de a poco”

Sputnik dialogó con la primera candidata a la presidencia de México surgida de los pueblos originarios, María de Jesús Patricio Martínez, más conocida como Marichuy, vocera del Congreso Nacional Indígena.

Nació en Tuxpan, México, hace 53 años, con el nombre de María de Jesús Patricio Martínez. Pero se la conoce como Marichuy. Es de la etnia nahua, una de las originarias del territorio azteca. Sanadora de ocupación, fue electa en mayo de 2017 por el Consejo Nacional Indígena (CNI) como vocera. Este año, si logra conseguir el apoyo de un millón de personas, se convertirá en la primera indígena candidata al máximo cargo electivo del país.
Cuenta, además, con el respaldo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), y busca el apoyo de millones de mexicanos que, como los indígenas, sufren las consecuencias de la violencia de un modelo que los margina cada vez más.

“El objetivo que se persigue con mi candidatura es usar las herramientas que tiene el poder para lograr la unidad y desterrar ese sistema [capitalista] que nos está acabando. Estamos en contra de las herramientas que utiliza para manipular, pero era la única manera de hacer visible nuestros problemas. Proponemos un modelo donde el pueblo sea el que mande y el Gobierno obedezca”, dijo a Sputnik de Jesús Patricio Martínez.

La candidata indígena asegura haber comenzado su lucha desde pequeña, “al ver que había gente pobre y gente rica, y que por más que los de abajo trabajaran nunca alcanzaban a los de arriba”. Al crecer buscó gente que sintiera lo mismo, quería transitar el camino de la igualdad, sabía que algo más se podía hacer.
En su comunidad le pidieron que se encargara de atender a los enfermos utilizando la medicina tradicional de su pueblo, fortalecer ese conocimiento y transmitirlo a los niños para que no se pierda. Esa fue su plataforma para que su gente la nombrara como delegada para participar en el CNI. Como vocera de esa asamblea pretende dar el salto más importante: postularse a candidata por la presidencia del país azteca.

“México tiene algo parecido a un cáncer, que es silencioso pero que lo va carcomiendo y destruyendo de a poco. Eso afecta a los pueblos indígenas y a los habitantes de las grandes ciudades. El tratamiento a esa enfermedad es la organización de todos los trabajadores y comunidades indígenas que están sufriendo ante el proyecto capitalista son invisibles”, aseguró.

Por eso se quiere aprovechar este espacio para en 2018 poder poner otra vez los problemas de los pueblos originarios sobre esa mesa de discusión. Desde su espacio político están convencidos de que esa es una tarea conjunta.
“Necesitamos un México desde abajo y a la izquierda, un proyecto anticapitalista. Esto quiere decir que todo lo que el capital ha destruido nos toca reconstruirlo a nuestra manera, favoreciendo a nuestras comunidades y no al capital. En este proyecto caben todos. Es momento de articular las fuerzas y juntos ir buscando el camino que se encuentra resquebrajado”, explicó.

El EZLN ha formado parte del CNI desde que se constituyó en 1996. El movimiento guerrillero indígena “analizó durante dos días la propuesta de apoyarnos y se concluyó que no había otra salida. Entendieron que era importante participar en esa ‘fiesta de los ricos’, para no para terminar como ellos, para echarla a perder y usarla a favor del pueblo”.

“Creemos que es necesario sacudir conciencias para dejar al descubierto que el capitalismo es un proyecto de muerte. Pensamos que el proyecto no es solo para México sino que va más allá. América Latina está viviendo un momento político intenso con cambios de signos ideológicos en distintos gobiernos, donde la puja entre izquierda y derecha está bien presente”, concluyó Marichuy.

https://mundo.sputniknews.com/politica/201708021071260568-zapatista-mexico-candidata-presidente/