Ahora atacan propiedad de líder yaqui; la “protección federal” les sirve… pero para vigilarnos, dice

Por Ivette Lira

Mario Luna, líder yaqui, narró a SinEmbargo que hace un par de semanas, el 27 de junio alrededor de las 5 de la mañana, Victoria Anahí Ochoa Domínguez, su pareja, vio cómo su vehículo se encontraba en llamas en el patio de su casa, ubicada en el pueblo de Vicam, en el estado de Sonora. No obstante, el incidente no provocó daños a ninguna persona, pues con apoyo de su madre, Anahí consiguió terminar con el fuego.

“Nosotros lo vemos como una continuidad de las agresiones que hemos estado recibiendo, tanto como pueblo, como en lo personal. Viéndolo en una línea del tiempo son situaciones sistemáticas de presión que se dan cuando damos pasos en lo jurídico y en lo organizativo”, dijo.

Ciudad de México, 11 de julio (SinEmbargo).- El hostigamiento contra el líder yaqui Mario Luna Romero, opositor a la operación del Acueducto Independencia y quien permaneció encarcelado por más de un año por su lucha contra ese proyecto, no cesa: el activista fue blanco de un nuevo atentado en su propio hogar.

El lider yaqui narró a SinEmbargo que hace un par de semanas, el 27 de junio alrededor de las 5 de la mañana, Victoria Anahí Ochoa Domínguez, su pareja, vio cómo su vehículo se encontraba en llamas en el patio de su casa, ubicada en el pueblo de Vicam, en el estado de Sonora. No obstante, el incidente no provocó daños a ninguna persona, pues con apoyo de su madre, Anahí consiguió terminar con el fuego.

“Nosotros lo vemos como una continuidad de las agresiones que hemos estado recibiendo, tanto como pueblo, como en lo personal. Viéndolo en una línea del tiempo son situaciones sistemáticas de presión que se dan cuando damos pasos en lo jurídico y en lo organizativo”, dijo.
Mario Luna explicó que días antes del atentado habían entregado documentos en contra de la solicitud de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) de realizar una consulta fuera del territorio yaqui, en las oficinas de la dependencia en Ciudad Obregón.

“La única acción que hemos hecho en la defensa del agua es la que hicimos en Hermosillo, en las oficinas de Conagua, el día 23 [de junio]”, indicó. Con lo que buscaban “evidenciar y dejarles claro [a las autoridades] que no es correcto que Conagua esté promoviendo una consulta al pueblo yaqui en sus oficinas, lo cual es totalmente violatorio a los estándares internacionales en materia de consulta, que se debe de dar en un ambiente adecuado. Debe ser una consulta previa, libre, informada, de buena fe, buscando el consentimiento”, puntualizó.

En 2010, el Gobierno de Sonora propuso construir el Acueducto Independencia que llevaría agua desde el Río Yaqui para abastecer a la ciudad de Hermosillo. Serían 75 millones de metros cúbicos del vital líquido al año que serían trasladados desde la cuenca del estado para los habitantes de la capital.

El opositor a la operación de dicho Acueducto recordó que sin consulta a la tribu, en enero de 2010, el Gobierno del estado de Sonora, entonces a cargo del panista Guillermo Padrés Elías, presentó el proyecto.

Cabe mencionar que de septiembre de 2014 a 2015, el líder yaqui estuvo recluido en el Centro de Readapatación Social (Cereso) II de Hermosillo, prácticamente durante el final del Gobierno de Padrés y apenas diez días después de que el panista entregara el poder a la priista Claudia Pavlovich Arellano, don Mario fue liberado.

Mario Luna Romero fue encarcelado en Sonora por el Gobierno del panista Guillermo Padrés Elías, quien desde el 10 de noviembre de 2016 permanece en el Reclusorio Oriente de la CdMx, acusado por delitos de delincuencia organizada y lavado de dinero. Foto: Serapaz

***
Después del atentado de hace un par de semanas, SinEmbargo sostuvo una conversación con el líder yaqui, en la que explicó que el incendio fue provocado por un dispositivo fabricado con una botella de vidrio llena de gasolina, envuelta en trapos que fue encendida e instalada bajo el automóvil.

–¿Quiénes fueron?

–Son personas que saben lo que hacen porque diseñaron un artefacto de tal manera que les diera tiempo a ellos de huir para dejar que se incendiara el vehículo.

–¿Cómo fue?

–Yo no estaba en casa, yo estaba llegando de un viaje que hicimos a Estados Unidos. Yo estaba en la Central de Hermosillo. Hablé a mi casa, precisamente para que fueran por mí y cuando salieron la sorpresa que se llevaron fue que el automóvil se estaba incendiando. Para poder llegar al vehículo tuvieron que atravesar toda la casa y al parecer lo hicieron por el techo de la casa, violaron una barda perimetral y entraron hasta allá [al patio] y colocaron el artefacto debajo del vehículo.

–¿Pidieron ayuda?

–No llegaron ni los bomberos ni hubo presencia policiaca. A dos horas y media de que se hizo el llamado de auxilio, yo fui a la base de la Policía Estatal Investigadora aquí en Vicam. Fui por ellos y los desperté a esa hora y me los llevé a casa. Me dijeron que ellos no eran las personas indicadas para atender el asunto, pero que lo iban a hacer porque me conocían y porque sabían sobre mi calidad de autoridad tradicional en Vicam. De esa manera fue que logramos levantar un acta de hechos.
–¿Qué hay del Mecanismo de Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, del cual es usted beneficiario?

–Estamos amparados en ese mecanismo, en lo personal y mi núcleo familiar. Mi pareja en ese momento hizo el llamado, se comunicó al Mecanismo cuando estaba el incendio y le estuvieron diciendo que ya llegaban los auxilios en 10 ó 15 minutos, pero nunca llegaron.
–¿El Mecanismo es funcional?

–Prácticamente sirve para que nos estén vigilando a nosotros porque en el momento que requerimos auxilio, pos no se presentan. Nos tienen ubicados dónde estamos, qué estamos haciendo. Nadie ayudó. Había dos mujeres allí: mi mujer y mi suegra y ellas fueron quienes sofocaron el incendio.

–¿Denunció, ante quién y contra quién, don Mario?

–Sí, ante la Procuraduría General del Estado de Sonora, contra quienes resulten responsables.

–¿Tiene usted miedo?

–La verdad sí. Hemos estado bajo una tensión constante, prácticamente hemos vencido el miedo, pero mi familia sí está temerosa en este momento.

–¿De quién tiene miedo?

–De cualquiera, ya no confío en nadie. Ya no sabemos [si los ataques] vienen del crimen organizado, si es de los intereses que promueven los megaproyectos [las grandes empresas] o si es el propio Estado quien nos trae con estas amenazas, estos atentados, estos ataques. Gracias a Dios no nos ocurrió algo mayor, pero era muy posible que murieran calcinados si alcanzaban las llamas a la casa.

–¿Cuál es el llamado para las autoridades tras este atentado?

–Decirles que nosotros no estamos violando las leyes en la defensa de los recursos naturales de nuestros pueblos y no vamos a dejar de hacerlo porque nos amenacen o porque nos estén atacando. Es algo irrenunciable para nosotros. También decirles que son ellos quienes están violando nuestros derechos y no nos vamos a quedar callados, vamos a seguir denunciando y a seguir exigiendo justicia.
–¿Responsabiliza a alguien en particular en caso de que ocurra algún otro atentado o algo más grave en contra de usted o su familia?

–Claro que sí, pues el responsable de la seguridad de los ciudadanos es el Estado mexicano y yo responsabilizo directamente al Estado mexicano de lo que nos suceda.

–¿Desea agregar algo más, don Mario?

–Quiero hacer un llamado a la sociedad civil a que no permitamos que la impunidad impere en el país, a que continuemos denunciando y organizándonos para defender nuestros recursos naturales, puesto que al parecer el crimen organizado y los cuerpos policiacos son lo mismo.

Ante este panorama, el organismo civil Servicios y Asesoría Para la Paz (Serapaz) enlistó una serie de recomendaciones dirigidas a Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación; a Claudia Pavlovich Arellano, Gobernadora de Sonora, y a Luis Videgaray Caso, Secretario de Relaciones Exteriores a fin de:

–Implementar de manera efectiva e inmediata medidas de protección adecuadas para garantizar la integridad de Mario Luna y su familia, en cumplimiento con las medidas cautelares solicitadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH): las autoridades federales y estatales deben coordinarse de manera efectiva para garantizar la implementación de dichas medidas, las cuales deben ser tomadas con la participación y el consentimiento de los beneficiarios.

–Llevar a cabo una investigación completa e independiente del incidente del 27 de junio y de los incidentes anteriores contra Mario Luna y su familia, y hacer rendir cuentas a todos los responsables.

–Realizar un reconocimiento público de la legítima y valiosa labor que realizan Mario Luna y las autoridades tradicionales del pueblo de Vicam, dejando en claro que no se tolerarán nuevos ataques en su contra.

http://www.sinembargo.mx/11-07-2017/3259210