#SLP | Enercitro e Iberdrola perforan la Huasteca; omiten consulta indígena

Blakely Morales

Iberdrola, el gigante energético español, ha respondido a la demanda de amparo 164/2017 promovida por habitantes de la comunidad de Chalchitépetl, en el municipio de Matlapa, San Luis Potosí, que acompañados por la Clínica de Litigio Estratégico, demandan entre otras omisiones, la no aplicación de la Ley de Consulta Indígena del estado; al no haber sido tomados en cuenta sino por medio de la coacción y los acuerdos privados, para la instalación y el funcionamiento de un gasoducto subterráneo.

Hace algunos meses que entre las laderas de la Huasteca potosina, la empresa Enercitro, otra implicada, ha comenzado a desmontar abriendo senderos de más de dos metros de anchura; la parte demandante presume que el gasoducto ya atraviesa terrenos privados, comunales y ejidales, de uso agrícola y doméstica, ríos y arroyos, en una extensión de aproximadamente 20 kilómetros entre los municipios de Tamazunchale y Huehuetlán, que abastecería de gas de uso industrial a la planta de Citrofuit en Huichihuayán.

El amparo 164/2017 se encuentra en el juzgado quinto de distrito con sede en Ciudad Valles. La Clínica de Litigio Estratégico de la UASLP en un trabajo interdisciplinario con el Programa Agua y Sociedad del Colegio de San Luis (Colsan), ha presentado como alegato el principio precautorio, pues afirma que la empresa Enercitro no presentó la Manifestación de Impacto Ambiental, establecida como requisito para ese tipo de obra, en la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente.

En una solicitud de ampliación que hizo a la Semarnat, Enercitro, sin embargo, deja ver que entregó una Manifestación de Impacto Ambiental, que le fue autorizada a través del oficio S.G.P.A./DGIRA/DG/03158 en abril del 2014, por la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental de la Subsecretaría de Gestión para la Protección Ambiental (http://bit.ly/ImpactoEnercitro). Todo indica que de haber sido entregada, no se ha hecho pública.

El abogado Guillermo Luévano Bustamante, coordinador de la Clínica de Litigio, relaciona directamente este caso al de las omisiones para la integración del Plan Estatal de Desarrollo, donde el grupo de defensa sentó precedente al lograr que un juzgado ordenara a gobierno del estado reponer el proceso de consulta: “Acabamos de atravesar y se obtuvo una victoria importantísima en consultas previas, una omisión en que incurrió el gobernador el año pasado (…) Este asunto también tiene que ver con esto, con consultas previas, libres, públicas, informadas, culturalmente adecuadas, para todos los proyectos ambientales y empresariales que transiten por sus territorios”.

Junto a la demanda de amparo, la Clínica de Litigio Estratégico ha depositado una serie de pruebas, entre ellas un peritaje antropológico que esperan sea tomado en cuenta por el juzgado.

¿Fracking?

Los inicios del proyecto datan al menos desde el 2013. En abril del 2014, a través de la Junta Estatal de Caminos, a Enercitro le fueron otorgados seis permisos para la utilización condicionada del derecho de vía, para cruzar la tubería de gas natural por debajo de carreteras estatales.

Sin embargo, la gente en las comunidades poco o nada sabe sobre el tubo que atraviesa también por sus patios, si correrán peligro de explosiones o de contaminación en los mantos. Algunas narraciones que prefieren el anonimato aseguran que han escuchado el ruido intenso de un motor funcionando en algún punto, acaso bajo tierra. “¿Es eso fracking? La gente se pregunta”, plantea Francisco Peña de Paz, antropólogo del Colegio de San Luis e integrante del Programa Agua y Sociedad.

Ante las autoridades municipales, comunitarias, y ahora ante el juzgado, Enercitro alega que no existe afectación al medio ambiente. Pero para el antropólogo Francisco Peña la cuestión es innegable: “estamos hablando de unas zanjas que pasan por cauces de ríos; se atraviesa el cauce y por abajo se está metiendo el tubo. Significa el tumbado de árboles, modificación del tipo de cultivos que hay en las parcelas”.

Hasta el momento, el grupo de defensa asegura, sin embargo, que no hay indicios de que Iberdrola o Enercitro vayan a hacer exploración y extracción.

¿De dónde viene el gasoducto?

En entrevista el doctor Francisco Peña, basado en las conclusiones del trabajo del Programa de Agua y Sociedad en la zona, comentó que existe la presunción de que el gasoducto serviría para transportar gas de uso industrial a la planta de Citrofruit, desde Tula, Hidalgo. Pero no hay certeza justamente porque nadie ha informado a detalle las implicaciones de la obra; desde el grosor de la tubería hasta su capacidad, y su nivel de peligrosidad, son cuestiones que hoy son un misterio.

¿Es el mismo ducto que pasa por la Termoeléctrica de Tamazunchale?, le preguntó La Orquesta al antropólogo Peña de Paz.

El gasoducto en cuestión está relacionado directamente con el de Tuxpan-Tula de la Comisión Federal de Electricidad, que se construye actualmente y se espera comience a funcionar a partir de diciembre; ese gasoducto transportará gas natural importado de Texas y atravesará los estados de Veracruz, Puebla e Hidalgo.

El gasoducto Tuxpan-Tula ha generado también controversia a su paso: https://goo.gl/pQMnJW.

Margarita Viñas Orta, la operación “Divide y vencerás”

Además del 164/2017, la Clínica de Litigio Estratégico promueve y acompaña una segunda demanda por los mismos actos, se trata del amparo 472/2017 que se encuentra en el juzgado tercero de distrito ubicado en la capital, a favor de un grupo de propietarios del ejido Chimalaco, perteneciente al municipio de Axtla de Terrazas, ubicado a tres kilómetros de distancia de la planta de Citrofruit en Huichihuayán.

Chimalaco ha sido uno de los principales opositores a la instalación del gasoducto; Enercitro ha tenido que detener el avance de la obra por conflictos en la comunidad derivados del proyecto. Las autoridades ejidales se oponen mientras que un denominado Comité de Defensa de la Madre Tierra, nombrado por medio de una asamblea ejidal, ya dio un supuesto permiso basado en el pago de 300 mil pesos para obras en la comunidad y la restitución de una casa habitación.

, les señala como responsables de la división en el ejido. https://goo.gl/ACDgGk

“Hicimos un comité que dijimos era de defensa de la tierra, nada más para tener enlace con los abogados, pero de allí se aprovechó la empresa”, narra Niséforo Martínez quien asegura a La Orquesta que Chimalaco se encuentra dividido por el conflicto del gasoducto, y una de las razones ha sido la intervención de la extitular del Indepi, Margarita Viñas Orta. “Es una señora prepotente que nomás nos vino a regañar”.

¿Y a quién le van a dar este dinero?

-Pues no dijeron a quién le van a dar, nada más que para arreglar la casa ejidal, pero es un ejido muy grande, aproximadamente sobre 700 hectáreas, hay tres barrios, no va alcanzar.

¿Qué afectaciones tiene la comunidad con esto?

-Sobre todo el agua, hay muchos manantiales; ellos dicen que no va contaminar nada, que el gasoducto es gas natural, que vapora nada más cuando hay un desperfecto en el tubo.

Pero ustedes no confían…

-No, no confiamos porque hay árboles que tumbaron, enormes.

¿Con permiso de quién?

-Quién sabe. Ellos dicen que sí tienen permiso pero nosotros hemos descubierto que no tienen permiso.

Ni con ecología, ni con Segam…

-Nada más con el presidente. Nosotros no sabemos, pero como dos veces nos habló el presidente municipal para negociar, pero le dijimos que nosotros no nos prestamos a eso.

El alcalde de Axtla de Terrazas, Julio César Hernández Recéndiz, ha hablado sobre el proyecto, sin embargo, deja ver que él mismo ignora detalles específicos del gasoducto: https://goo.gl/RQABKs.

Margarita Viñas Orta es señalada por las autoridades ejidales de Chimalaco de presuntamente haber fungido como cabildera de Enercitro. El doctor Francisco Peña de Paz señala: “tengo diferentes testimonios de que era ella directamente o través de sus empleados en el Indepi, quienes se presentaban ante las comunidades para exigirles que dejaran a la empresa poner las zanjas, incluso los chantajeaba en su condición de servidora pública”.

Viñas Orta fue destituida del Instituto de Desarrollo Humano y Social de los Pueblos y Comunidades Indígenas en mayo del año pasado, en medio de la controversia entre los representantes de las etnias que demandaron al gobierno de San Luis Potosí por la omisión en la consulta indígena para la integración del Plan Estatal de Desarrollo. Sin embargo, según el testimonio de Niséforo y Lucio Martínez, al ser despedida del gabinete de Juan Manuel Carreras, Viñas Orta intensificó su trabajo de cabildeo.

Niséforo, un hombre que vive del cultivo de naranja, maíz y café, que ha recibido la visita de Margarita Viñas en su propia casa, no se explica por qué el gasoducto tiene que pasar precisamente por debajo de tierras ejidales. Cuando le preguntamos cómo fue que comenzó la ofensiva contra Enercitro, refiere que desde hace varios años, Chimalaco se ha organizado para separar su basura; para evitar por lo menos la contaminación han procurado dejar de quemar sus residuos inorgánicos, pues cada vez llueve menos, la tierra ya no da igual que antes y el calentamiento global es inminente. Así lo dice. Su español complicado no es obstáculo, entiende lo que tiene que entender. Aunque se le intente convencer con dinero, sabe lo que hay que saber sobre la tierra y quien la trabaja.

http://laorquesta.mx/slp-enercitro-e-iberdrola-perforan-la-huasteca-omiten-consulta-indigena/